jueves, octubre 27, 2005

Inyección de optimismo

No lo dice cualquiera. Se trata, nada más y nada menos, que de Bill Gates, presidente de Microsoft. En una entrevista con el diario francés Le Figaro, el máximo responsable del gigante informático vaticina que dentro de cinco años el 50 por ciento de la lectura de prensa se hará por Internet.
Aquí puedes leer un amplio extracto de la entrevista.

3 comentarios:

Clarence Crane dijo...

Ante la posición de Guillermo y recordando lo expuesto en clase ante el debate de periódico digital vs. periódico en papel, tengo que decir, que eso ya ocurre, es decir, yo leo por internet: el pais, el mundo, expansion, ideal de granada, granada hoy, 20 minutos, marca, as, sport, cadenaser,etc etc etc... y en papel, sólamente tenía posibilidad(económica o de tiempo) de adquirir el ideal de granada

Clarence Crane dijo...

Se me olvidó, de nuevo, firmar la intervención. RAFA ÁVILA

Franmoro dijo...

Las palabras de Gates hay que matizarlas pues parten del gurú del mundo de la informática,, aunténtico factotum de todo lo que ha generado el mercado de la tecnología en estos últimos 15 años. Efectivamente, su subjetividad viene cargada de un optimismo que, como bien apunta el titular, es necesario y no está exento de realismo, pues el anterior comentario en este foro apuntaba ya el hecho de que hoy día se consulta más prensa digital que en papel impreso. Esto no quiere decir que el periódico tal y como siempre se ha concebido vaya a desaparecer, en una lenta y agónica muerte (en el sentido de pérdidas continuas de lectores y, por ende, de ingresos), tal y como apuntan algunos agoreros del ciberespacio. La entrada de la era digital nos ha facilitado enormemente nuestra obligada labor diaria de lectura de prensa informativa. Yo participo del debate afirmando la necesidad de compaginar ambos formatos, aunque inclinándome siempre por una lectura más sosegada, tranquila y donde a la textura del papel no se le pueda sustituir la virtualidad informática. Con todos los respetos, me adhiero a la revolución digital, pero sin perder la base que ya conocemos.