viernes, octubre 14, 2005

FORO 1. INTERNET Y LA TECNOLOGÍA DIGITAL

¿Han cambiado Internet y la tecnología digital tus rutinas diarias? ¿Lees la prensa a través de la web? ¿Haces las operaciones bancarias frente a la pantalla de tu ordenador? ¿Has sustituido la agenda Luxindex por una PDA? ¿Has arrinconado la Larousse porque Google te resulta más rápido y cómodo? ¿Sigues comprando discos de vinilo o te bajas la música desde Internet y luego la escuchas en un reproductor MP3? ¿Estás matrículado en algún curso on line? ¿Cuándo fue la última vez que escribiste una carta? ¿Sabes lo que cuesta un sello? ¿Cuántas llamadas perdidas haces al día? ¿Y cuántos mensajes sms envías?¿Eres una "víctima" de lo digital?
Son muchas preguntas y hay material suficiente para empezar el debate. Partidarios y detractores de la Red. Tecnófobos y tecnófilos. La Sociedad de la Información ha llegado y está para quedarse, ¿o no? Adelante con vuestras intervenciones.

37 comentarios:

teleadicta dijo...

¿Victimismo digital? No, no creo que podamos hablar de eso, no por lo menos para nuestra generación, los que hemos vivido antes del ordenador y sabemos que hay vida más allá - aunque seamos adictos a internet y suframnos si no podemos leer el mail. Pero en el fondo lo que aprovechamos las ventajas e intentamos huir de los inconvenientes. No recuerdo haber escrito cartas a amigos nunca, o muy poco, sin embargo mando mails todos los días, así que estoy aprovechando una ventaja, no me he creado una adicción innecesaria. Otra cosa son los "vicios" como música o pelis, eso sí es una addicción surgida de la nada. No creo que la sociedad digital, vaya a desaparecer, desde hace 10 años no ha hecho sino evolucionar y cada vez esta más asentada, las conexiones son mejores, más rápidas y los denominados tiempos reales ya son reales.
Internet facilita la vida, acomoda si queremos llamarlo así. El hecho es que hace unos años cualquier gestión podía durar horas y ahora se resuelve rapidamente gracias a la web: buscar piso, hacer la compra, poner denuncias, hacer la declaración de la renta, son ejemplos de acciones que ahora se pueden realizar desde el puesto de trabajo sin tener que personarse físicamente y perder un día laboral. Los autónomos lo agradecen, trabajar desde casa y economizar en los desplazamientos -tal y como está el tráfico- es una realidad.
Así que no, no somos victimas sino privilegiados de una sociedad que nos permite disfrutar de la vida que desemos a un clic de ratón.

Carla Franco Fdez- Shaw

Clarence Crane dijo...

Por supuesto que ha cambiado nuestras vidas, la mía, al menos, sí. Yo llegué a internet en una época de soledad, bajando fotos de mis grupos preferidos y canciones(aunque quede mal decirlo) del ya clásico y recordado "audiogalaxy", y ya me quedé colgado en internet. Ahora la prensa, la radio, incluso la televisión por cable, todos los sigo por ordenador. Tengo que decir, que aún así, creo que podría vivir sin internet, aunque sería absurdo obviar lo que se ha convertido ya en un pilar básico de la estructura social postmodernista. Me gustaría publicitar desde aquí mi blog, dedicado, a parte de a estupiderías coloquiales del grupo de amigos/participantes, a comentarios de películas, fotográfos, pintura, etc...
La dirección es http://photophinis.blogcindario.com
UN SALUDO

Manuel dijo...

Os recuerdo que debéis firmar vuestros comentarios con vuestro nombre real. Gracias.

Jonathan Gil Muñoz (Periodismo) dijo...

Internet se ha convertido en la autopista de la información,muchas cosas han cambiado con su llegada, aunque hay muchas otras que no. Si veo el impacto que ha tenido internet en mi vida puedo llegar a la conclusión que no ha cambiado muchos de los hábitos que ya tenía antes de contar con esta nueva herramienta de cultura, información y entretenimiento. Creo que no ha cambiado mi vida sino que ha introducido en ella nuevos aspectos, nuevos matices, en definitiva nuevas diversiones y también fuentes de información. Cuando oigo o leo las respuestas de algunos ciudadanos que son preguntados por lo que ha cambiado internet sus vidas me asusto de algunas respuestas. Algunos de ellos responden que sin la alta velocidad sus vidas se arrunarían en el más estricto de los sentidos de la palabra, yo me pregunto, ¿qué tipo de personas eran antes?, ¿qué aficiones culturales y de ocio tenían antes del advenimiento de las descargas ultrarápidas?. Desde luego hay una cosa en la que todos tenemos que estar de acuerdo, internet ha creado su propia cultura, o subcultura, no sé, sus propios modos, su propio mundillo o como lo queramos llamar, con tanta fuerza que esos conceptos y visones estan invandiendo otros campos culturales.
En definitiva, internet una herramienta más, no la Herramienta definitiva. Internet es un gigante si, pero con los pies de barro, es muy suceptible de censuras estatales por medio de esa alta tecnología que la creó, es suceptible de engañar, tergiversar, anular y por supuesto manipular. Pero también es capaz de darnos justo lo que buscamos en un tiempo record. ¿Alguén da más?.

Franmoro dijo...

Fran. J. Carrillo Guerrero

Para empezar, debo decir aque me acerco más a las posturas de un tecnófobo que a las de un tecnófilo. Mi concepción arcaica y clásica del medio impreso deviene en la preferencia por el papel, lo negro sobre blanco, la textura diaria, eso que hace diferente una información escrita manualmente de una digital.
En este mundo global donde todo obligatoriamente ha de ser global (sin solicitar información a los usuarios de sus ofertas) considero que la tecnología hace avanzar el raciocinio humano (en cuestión de pensar para crecer, no basarse en ella para trabajar y reflexionar menos)pero su excesivo uso va en detrimento de los valores clásicos del trabajo. Facilita las cosas, si, pero bendita la imprenta y benditas aquellas informaciones de hace un siglo. Llamadme decimonónico pero tanta tecnología no me convence. Y dicho esto voy a leerme un par de diarios digitales. Que les aproveche. Hasta la próxima.

presmanes dijo...

“Suena el despertador a las 7:00 a.m., el despertador no !!! Ahora suena la PDA, que no sólo tiene esa función sino que te muestra el planning de todo el día. Preparas el desayuno y abres Internet. Te conectas a la página del periódico y mientras tomas el café recién hecho, lees las noticias de todos los diarios de tirada nacional sin moverte del sofá de tu casa. Abres el correo y recibes noticias de tu familia que esta lejos, tus amigos etc.....madre mía!!!! Que tarde es!!!! Y tienes que pasar aún por el banco!!!!!!! Bueno la transferencia la puedo hacer por Internet, más rápido, en el banco seguro que había una cola tremenda.”
Esta es una realidad del día a día, ¿Dónde han quedado las cartas que tanto anhelabas día tras día cuando mirabas el buzón? ¿Dónde ha quedado el las citas que tanto deseabas y que ahora son anuladas minutos antes por un msm que llega a tu teléfono móvil? Y un largo etc. Tenemos que adaptarnos, o mejor dicho nos han obligado a adaptarnos. En mi opinión hemos ganado en tiempo, economía, pero hemos perdido en serenidad, ahora vivimos demasiado rápido .Y hemos perdido en “romanticismo”. Por eso intento desconectar en ciertos momentos mi móvil y aún mando alguna carta de puño y letra que por cierto la tarifa es de 0.28 euros.
CRISTINA ALONSO PRESMANES.

Clarence Crane dijo...

En mi intervención anterior olvidé firmar con mi nombre real, es RAFA ÁVILA

igarquin dijo...

aún no me considero ni tecnófoba, ni tecnófila. Simplemente estoy en proceso de aprender a usar este nuevo medio, que no dejo de reconocer que es de gran utilidad y que llega a mucha gente.Aunque la posibilidad de acceso no sea igual para todo el mundo, por motivos económicos, de infraestrutura o de libretad de acceso a Internet. En muchos países este acceso no es posible o los recurso económicos no llegan prácticamente para las necesidades básicas como para pretender tener Internet en casa.

Su uso se está convirtiendo en casi imprescindible, no podemos obviar la facilidad que nos da a la hora de realizar determinadas operaciones o busca de información. Pero dejar de lado los métodos convencionales no creo que sea lo correcto. No me gustaría volverme en una persona que no saliera de su casa porque todo lo que necesite lo pueda obtener vía Internet. Relacionarse directamente con el entorno y los demás es sano y muy importante. No quiero llegar a ser un número o una imágen digital sin olor o sin tacto.

Isabel García Quintero.

Pablo Esteban Mata dijo...

¿Cómo han cambiado las nuevas tecnologías mi vida? Pues de una forma bastante moderada, la verdad. No me considero una persona dependiente del móvil o internet, pero sinceramente, me acompañan en mi vida diaria. La posibilidad de estar comunicado siempre y en todo lugar con la telefonía móvil, y las ilimitadas oportunidades que nos reporta la red de redes no pueden considerarse como un paso atrás, más bien todo lo contrario, nos facilita nuestro quehacer cotidiano ahorrándonos tiempo. Hay opiniones que critican la dependencia que pueden llegar a ocasionar estas nuevas tecnologías, pero a mi parecer la subordinación de los usuarios a estos avances de la comunicación depende de cada uno; cada ciudadano decide el nivel de atadura al que se somete a estos instrumentos.

PABLO ESTEBAN MATA

PilarCrespo dijo...

Romántica empedernida, y con malas aptitudes en esto de la cibertecnología. Mala conjunción para los tiempos que corren. Sin embargo, no puedo dejar de admitir que las nuevas herramientas han ampliado nuestros horizontes, acortado distancias, simplificado nuestro quehacer cotidiano y ganar tiempo, el recurso más cotizado de todos. Visto así solo caben comentarios positivos, odas a la nueva revolución tecnológica, aunque yo sea amante de la vieja escuela, coleccionista de cuadernos y estilográficas, y ferrea defensora del correo epistolar de toda la vida.

Lara Delgado Castelo dijo...

Las nuevas tecnologías tienen conmigo una relación de amor odio. Si lo enfocamos desde el punto de vista más páctico hacer el chequing por internet te libra de la pesadilla de la cola en Barajas, una llamadita a tiempo te permite no desesperar a tus amigos si estas en pleno atasco y no puedes llegar a tiempo, si haces la compra por internet te lo traen acasa, no se te cuelan, no hay esperas, encuentras vuelos baratos,...en fin la vida diaria se puede hacer mucho más comoda. Entonces es cuando empieza a gustarme la técnica.
Pero luego no puedo dejarlo, soy adicta al papel, nada mejor que leer un libro antes de dormir. ¿Quién saca el portatil en el metro o en el tren para leer la prensa?. ¡Nunca renunciaremos a guarrear un libro! .
Yo propongo una vía intermedia entre la rapidez, la eficacia, la información,... de la técnica y la reflexión, el reposo y la calidez de los métodos tradicionales.

María del Mar Gámez García dijo...

Como es bien sabido vivimos en la sociedad de la información, dificilmente alguno de nosotros decidiría volver atrás en el tiempo y prescindir de las nuevas tecnologías (teléfono móvil, correo electrónico, internet,etc...); sin embargo, considero que internet todavía no se ha convertido en una necesidad(al menos en mi caso), si no, como bien dice Jonathan,en una herramienta más. Cada uno decide hasta que punto quiere adentrarse en esa "cultura" o "subcultura",y aunque tal vez en el futuro se convierta en una necesidad, a mí,por ahora, internet no me ha cambiado mucho la vida. No obstante, soy consciente de todas las facilidades que nos supone internet(acceder a información en un tiempo récord,contactar con gente de todo el mundo de una formamás barata y desde cualquier lugar...)y por ello me gustaría incrementar mi conocimiento de la herramienta con el tiempo. Sin embargo,por lo que se refiere al mundo de la comunicación, opino que a los medios digitales todavía les queda mucho por aprender de los medios tradicionales como la prensa. Tal vez la calidad informativa de los medios digitales iguale a la de la prensa en el futuro pero hoy por hoy prefiero pagar un euro,a pesar de que sé que la información más actualizada siempre estará en internet.

María del Mar Gámez García

Elsa Bonafonte dijo...

He leído los comentarios anteriores y me gustaría que la gente hablara también del lado negativo de las nueves tecnologías. No voy a negar que Internet, los móviles… no nos hayan facilitado la vida, pero tampoco creo que sean elementos tan indispensables. Ahora estamos todo el día controlados y, si quisiéramos, no tendríamos que salir de casa ni para ir al banco ni para hacer la compra. Antes la gente terminaba de trabajar, llegaba a casa y podía “desconectar”. Mi cuñado, por ejemplo, es gerente de varias empresas y siempre está trabajando; en el trabajo, en casa desde Internet hasta las tantas, y siempre con el móvil colgado…
El uso que hago de las nuevas tecnologías se limitan a leer el correo, hacer algunas operaciones bancarias y a buscar información… yo soy de las que sigo prefiriendo los periódicos de papel, las películas en el cine y los libros “bien encuadernados” y, de vez en cuando, apagar el móvil y “desaparecer” tampoco está mal.
Elsa Bonafonte

Sergio Esteban dijo...

Realmente las cosas no sufren un cambio, creo que la vida lleva un rumbo y ese rumbo lo marcan los avances de la sociedad en que vivimos.
Si hace años, el "mejor" medio de comunicación, consistia en una paloma que transmita un mensaje en sus vuelos adiestrados, una botella que navega por el ancho oceano hasta llegar a las manos de ¿Quién sabe donde? o un bufon que corre camisa salta y grita par transmitir la información. hoy por hoy hemos conseguido que todo eso no se de, la aploma se sutituyo por el telefono unido porcables, la botella por mensajeros y carteros que trnasladan tu información por correspondencia, y el bufón por esa caja tonta, que no es tan tonta y es capaz de informar y entretener a las masas (digo Tv, pero no me olvido de la prensa escrita y radiofónica)...
este tipo de comunicación acerco a las masas, unio culturas y relaciono a la humanidad,pero no estaba capàcitada plenamente para informar de todo lo deseados a todos los que lo deseaban, los cables se rompian , las cartas no son inmediatas y la comunicacion mediatica no era del todo completa, por lo tanto la sociedad evoluciono hasta llegar a decir hola en españa y que en 1 segundo se esciche en pekin ... todo ello gracias a la red internauta.
este medio de comunicación, información y técnica de evolución social, a revolucionado a las masas y demostrado que las vacaciones en la luna cada vez estan más cerca ... hoy por hoy puedes hablar con pepe en alemania y verlo tras la pantalla del movil, escribir y traducir instantanamente sin rener que romperte la cabeza mirando el diccionario, informarción masiva y con esto destacar que si algo a significado la red es una democratización de la información. La posibilidad a bajo coste, de crear espacios cibernéticos y difundir a escala global y tiempo real noticias, ha supuesto un incremento informativo inédito en la historia de la humanidad.
Uno de los aspectos más interesantes de este fenómeno es la posibilidad de oir voces que sin la red estarían abocadas al silencio.
Al respecto me gustaría señalar un ejemplo que ilustra hasta que punto, las posibilidades informativas y por extensión educativas que ofrece la red, amplían nuestras posibilidades de conocer hasta límites insospechados.
Durante este verano asistí con espanto al ignominioso silenciamiento o miniminación de un acontecimiento histórico que marcó el rumbo de la humanidad en el siglo xx. Me refiero al monstruoso lanzamiento de las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki.
Con vergüenza comprobé que los medios de comunicación norteamericanos trataban dicha conmemoración como una noticia menor, que sólo merecía una glosa discreta. Canales informativos como la Fox o CNN demostraron no estar por la labor de repescar la memoria para hacer la pertinente autocrítica.
Cuando estos medios adocenados ponen su maquinaria al servicio de la ignominia, del ocultamiento o la manipulación, es cuando agradezco que exista un universo paralelo donde la posibilidad de opinar y reflexionar permanece abierta.

La gran pregunta que yo me hago es saber si la red ¿hace vago al ser humano?, si le pone la facilidad al alcance de un clip, no creceran las barrigas ante tanto asiente de PC?.

Espero respuestas

Sergio Esteban Barbero

Sandra Cardiel dijo...

Internet ha cambiado mucho nuestro estilo de vida, por desgracia, en mi opinión porque ¿dónde están las "antiguas" cartas escritas a puño y letra? Con Internet se ha perdido la esencia de las cosas y hemos ganado frialdad y tiempo. Yo continúo siendo las de lña vieja escuela y renuncio a perder los valores tradicionales de la vida cotidiana

Sergio Esteban dijo...

Una pequeñ NOTA: Hay que considerar que Internet ha sufrido un proceso de humanización, tanto de su uso como de la información que ofrece, alejándose de la orientación técnica de sus orígenes. En la actualidad, es un reflejo de nuestra sociedad, con las connotaciones positivas y negativas que esto tiene.

Sandra Cardiel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Estrella dijo...

Es innegable que nos adentramos en un proceso de desarrollo y evolución de las nuevas tecnologías que suponen un gran progreso en la sociedada a la que pertenecemos.
La cantidad de datos e información a la que tenemos acceso es infinita y el origen de una duda se desvanece dando un paseo por un medio que "todo lo sabe": internet.
La era digital se impone sobre la sociedad a un ritmo vertiginoso, pues bien, dejemos el vertigo a un lado y habramos la mente al progreso, al futuro; y hagamoslo sin prescindir y sin olvidar la esencia de las cosas:si al cafe caliente en las redacciones románticas de la vieja escuela, a las cartas de puño y letra, a los periódicos de papel y a todas esas cosas que nos atañen y perduran...y ojalá convivan con los avances que definitivamente y no tan poco a poco se imponen.

ESTRELLA GARCÍA PÉREZ

Sergio Esteban dijo...

Os recomiendo una página muy interesante sobre la sociedad de la información y el mundo de la politica sociedad economía y comunicaciones.

http://dewey.uab.es/pmarques/si.htm

También Federido Ferrero os sacara una opinión y os hara pensar sobreel nuevo munedo digital, se teneis tiempo tam´bién podríais hecharle un vistazo a esto.

http://www.andinia.com/a20259.shtml

RCarretero dijo...

Creo que es inevitable afirmar que las nuevas tecnologías en general cambian la vida de las personas en múltiples aspectos, poco sincero sería aquel que dijese lo contrario ya que su alcanze se manifiesta en todos los aspectos cotidianos. Creo que estos avances son positivos ya que facilitan la comunicación, se realizan procesos con mayor rapidez y comodidad, necesitando para esto material cada vez más manejable y completo, sin duda un gran número de ventajas, pero que quieres que te diga me encantan las fotos en papel, mi agenda es de las tradicionales y no me muero si estoy sin móvil.

Ylenia dijo...

Todos tenemos unos motivos por los cuales hemos decidido que el periodismo sea parte de nuestras vidas. Probablemente, muchos de esos motivos, o incluso esa chispa que nos ha movido a comenzar esta carrera nos unan mucho más de lo que pensamos. ¿A caso no sois íncríblemente curiosos?,¿no sentís la necesidad de vivir cualquier momento intensamente?,¿cualquier frase, sin saber cómo ni por qué, puede causar en vs. un efecto mariposa?
Lo que intento reflejar es que, qué más da si es una carta, un e-mail, un libro, un sms, una llamada, etc. lo que nos haga aprovechar al máximo la información, lo que nos de la oportunidad de exprimir todas esas inquietudes, de utilizar la comunicación en términos generales, para sentirnos realiados.

Ylenia Álvarez Menéndez

the vigilant dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
the vigilant dijo...

El proceso de digitalización es ambiguo. Por un lado facilita a nivel profesional y personal actividades que de otro modo, bién no se podian relizar; o bién requerian a la persona presencialmente para relizar los tramites.
Sin embargo más allá de la información al segundo, o la comunicación con personas y mundos desconocidos; es relevante destacar la carestía de un medio en el que todavía existen resabios tanto legales; de información; territoriales( no parece probable que se expanda a los que saltán las vallas en Melilla, Sicilia,.....)o; de CALIDAD. Este punto me parece el más destacable.
En periodismo impera la información, ya y ahora. Empero no se puede relacionar la precariedad con la calidad. En este sentido destaco como técnico de imagen el profundo "feeling" hacía el mundo analógico de las cámaras fotográficas reflex, bién sean de formato 35 mm, como las más antiguas de 12x9. On fact, este cambio de formato significó una evolución ya que las cámaras 12x9 eran enormes( son esas que te pones un paño negro por encima) y la 35 mm aligeró el trabajo del fotografo.Sin embargo una cosa está clara la calidad de imagen es infinitamente superior en la cámara antigua que en la más ligera.
Extrapolando este cambio al mundo analógico y dígital, ocurre lo mismo. El mundo analógico significa el más puro sentido de la calidad. Por contra la imagen dígital, es inmediata, pero no posee la calidad gráfica de una emulsión fotográfica.Desde luego un fotografo actual prefiere la cámara dígital por las comodidades, pero el asunto es adecuar la tecnología dígital a excepcionales casos de trabajo que requieren esos rasgos de inmediatez.De hecho en publicidad se sigue usando la cámara 12x9.

Este mismo sintoma de falta de calidad se observa en las peliculas actuales, que han perdido la artesania mental y, técnica, de las peliculas antiguas en favor de, la espectacularidad en clave de bisoñez de las actuales.

A tenor de lo dicho la cuestión no es si lo dígital es mejor que lo analógico, sino ¿ cuando se debe usar? y ¿donde se tiene o se puede tener esa tecnología?

Roberto Brocate

xanna20 dijo...

Naturalmente que las nuevas tecnologías han sido la herramienta que ha revolucionado el mundo entero.
Hoy en día, hay muy pocas personas a las que les falta un teléfono móvil o un ordenador, bien sea porque realmente piensen que no lo necesitan o porque el factor económico les imposibilita su compra pero en cambio, siempre tendrán acceso a estas herramientas o a otras relacionadas con las nuevas tecnologías en cibercafes o casas de amigos entre otros.
Internet es la revolución por excelencia, si quieres hacer una investigación sobre cualquier tema ya no te remites a libros de biblioteca o a investigaciones presénciales, simplemente enciendes un ordenador y tienes acceso a cualquier información en el ámbito mundial.
En mi caso llevo utilizando las nuevas tecnologías desde los 14 años y creo que mi vida sin acceso a estas tecnologías seria un autentico infierno. Por ejemplo lo que antes tardaba en realizar una operación financiera (desde que salgo de casa hasta que me atienden en la ventanilla) ahora lo gano en comodidad con solo un click, o si quedaba con alguien y no aparecía tenia que buscar una cabina para llamarle a su casa y después de que no localizaba a nadie la cabina se quedaba mi dinero, ahora todo eso acaba con los magníficos teléfonos móviles.
Otro avance importante en el mundo de la tecnología han sido los CDS, dvd's, etc. Cuando salieron la mayoría de la gente pensó que era una tontería comprarse estos dispositivos porque ya tenían el video que les ofrecía la misma función, pero cuando estos discos comenzaron a expandirse como plagas debido a la gran utilidad que daban a sus usuarios como grabaciones de música, películas, etc., la opinión comenzó a cambiar dejando a un lado la cinta de video, cassete, etc, y proclamando como reyes indiscutibles a estos dispositivos.
Creo que las nuevas tecnologías no han hecho nada mas que despegar y que su avance es irrefrenable, pues cada vez nos volvemos más cómodos a la vez que curiosos, y como no dentro de estas tecnologías hay una que indiscutiblemente es esencial en la vida de hoy, pues nos ofrece todo tipo de información a bajo coste y en un tiempo difícil de superar.
Creo que su avance nadie lo podrá parar, es mas cada vez surgirán cosas nuevas que a todos nos harán la vida más fácil.
Internet es una maravilla.

Susana Estebaranz

@napinkp@mpumfuer@ dijo...

"Pescada por la red"
Cuando me cuestiono la pregunta propuesta para esta semana en el foro, creo que hay algo que falla en mi manera de plantearme el siguiente mensaje, porque no se trata de preguntar si todas las nuevas tecnologías, unidas a la Internet han cabiado nuestra vidas, que todos sabemos que sí, sino el alcance que este cambio hacia la Sociedad de la Informació y la Teconolgía ha tenido, incluso para nuestras formas de organizarnos y pensar.
Olvidándo nostalgias, ya sé Fran que a tí te gusta el papel, "lo negro sobre blanco, la textura diaria, eso que hace diferente una información escrita manualmente de una digital", asumo, que aunque recelosa a un mundo desconocidio, el cuál sólo conocían y se beneficiaban algunos, envidiándoles, el móvil, el dvd, el ordenador,los programas de ordenador, nuestro querido google y nuestra querida cuenta de hotmail, con messenger y todo, se han convertido en grandes imprescindibles en mi rutina diaria.
Como dice presmanes, ya no suena el despertador sino el pda, programado la noche de antes para despertarte a las 7:00. En mi caso, presmanes, el móvil que los pda todavía no puedo costearme con mi sueldo.
Si me fijo sólo en la parte positiva de internet , y me olvido de que aún las leyes están muy lejos de poder canalizar el uso delictico que a veces se hace, me doy cuenta de que est gran "tela de araña" me sirve para poder encontrar desde un empleo hasta elegir una ciudad o pueblo para ir de vacaciones, o quién sabe incluso para dar un cambio en mi vida y pudiendo elgeir desde cualquier terminal un lugar nuevo para vivir empez´ndo una nueva vida.
Otra de las grandes consecuencias, tanto de internet como de la telefonía móvil, es la mejora de la comunicación y las relaciones sociales, y reiros si queréis del tópico. Con el móvil estás localizado estés donde estés, gracias al servicio de mensajes con llamadas perdidas para que devuelvas la llamada por si en algún momento te quedaste sin cobertura, que hace alguunos años no esxistía. Y no sólo hablo de amigos a los que, cuándo sales de trasbajar lesllamas para saber en nque bar se están tomando las cañas, sino también para encontar pareja y tener contento a los padres , porque no me digais que no es un lujo eso de las llamadas pérdidas y el llamame que no tengo saldo. Y eso sin pensar en el ahorro que supone saber de alguien que está viviendo en otro país sin necesidad de hablar con él por teléfono, o poder consultar dudas en los foros sobre algún tema que te haga falta resolver en cuestión de pocos días...ect.
Además claro ejemplo de ello lo tenemos en este foro, porque deidme ¿quién de vosotros se imaginaba cuándo estaba en el Instituto con el griego, el latín y las matemáticas, la posibilidad de poder participar en foros cómo este o poder consultar los apuntes en esta misma página, sin moverte de casa?.
La forma de comunicarnos, aprender e informarnos avanza, y con ello los soportes, al mismo tiempo que lo hace la forma de acceder a estos. Cuanto antes aprendamos a utilizarlas más partido para nuestras vidas sacaremos.

Dori Gómez Domínguez dijo...

Yo todavía sigo algo atrasada en lo que Internet se refiere. Prefiero quedar con la gente personalmente. En ese sentido no me gustan mucho las nuevas tecnologías.
Por otro lado tengo que reconocer que Internet te ayuda en los trabajos de clase, en poder ver los apuntes, comunicarte con los profesores en otros horarios, pero en mi caso, en las épocas de vacaciones, ni me preocupo del correo eléctrónico. Será que no me gustan demasiado los ordenadores, pero he de reconocer que es una forma muy rápida de comunicación.
Pienso que el periodismo tiene mucho futuro en esta vertiente.
Es más rápido buscar la página de un periódico que ir al kiosco a comprarlo, aunque con ello perdamos la comunicación con el que nos lo vende.

elGautxo dijo...

Estoy de acuerdo con algunos de vosotros que veis las nuevas tecnologías con buenos ojos. Parece innegable que Internet y todos estos "cachivaches" de última generación confieren a nuestras vidas un cierto sentido de comodidad y que resultan tremendamente prácticos en las gestiones diarias. Sí, he comprado billetes de avión y controlo mi cuenta del banco por Internet, cada vez escribo menos cartas (alguna postal, todavía) y consulto casi cualquier información en Google.

Pero no es lo mismo… con la prensa no es lo mismo. Me uno a Fran (aquí sí te doy la razón) al confesarme un romántico de la palabra escrita y me resisto a aceptar que esta ola de modernidad vaya a sumergir todo un mundo de papel y tinta, de texturas, de sensaciones, y de recuerdos de fríos domingos por la mañana con el dominical bajo el brazo. Muchos sabéis a qué me refiero...

Las tecnologías no están reñidas con el saber o la cultura; es su mal uso (muy extendido) lo que crea una dependencia innecesaria y el olvido de “lo anterior”: de los libros y la radio, de los periódicos, de los sellos y los sobres, de las personas de carne y hueso…

Un saludo

Luis dijo...

NEOAPOCALÍPTICOS Y NEOINTEGRADOS EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

Ante todo quería felicitar al propio medio que me dispogo a analizar por la inminente celebración del Día Mundial de Internet. Dicho esto, quisiera contar mi experiencia con el mismo desde que tuve conocimiento de su existencia. Corrían mediados de los ´90 y cada vez se hablaba más de un sistema que permitía que los ordenadores se conectaran entre sí, la idea no era nueva, ya lo pude ver de niño en una divertidad película de 1984 que se llamaba "Juegos de guerra" en la que el protagonista falsificaba sus notas a través de su ordenador conectado con el teléfono. Lo que sonaba a ciencia ficción pasaba a ser real y tangible.

A lo largo de mi primer paso por la universidad, en este caso la Autónoma de Madrid, asistí a la apertura de aulas de informática en las que se podía navegar. Lo veía con recelo, de la hora escasa de tiempo total que pude pasar frente a esos ordenadores pude estar más de la mitad de la misma esperando a que se abrieran las páginas. Era insoportable, además era un negado para los ordenadores, todos los trabajos que realicé en mi primer contacto con el mundo académico los hice con máquina de escribir (y ya existía el word, que no soy tan viejo). Además, por aquella época era asiduo a las lecturas que, cuanto menos, demonizaban las nuevas tecnologías, como los libros del hoy premiado con el Príncipe de Asturias, el sociólogo Giovanni Sartori y su Homo videns, o más especialmente a Paul Virilio con El cibermundo y La bomba informativa. Para mi, internet tenía que ser el enemigo a batir.

Poco despues, cuando finalicé mis estudios superiores, en ese punto de inflexión que fué el paso de un milenio a otro, y aún declarando a los cuatro vientos que jamás llevaría un móvil, me fuí acercando tímidamente a internet. Estaba en el extranjero, es decir, nadie me conocía, ya tenía la excusa perfecta a dar rienda suelta a mis deseos más profundos, y navegué como un loco, me abrí una cuenta de correo y disfrutaba como un enano. De todas formas mi actitud no llegó al punto de ese optimismo chirriante de un Negroponte, simplemente navegaba y mataba el tiempo. Además saludaba con entusiasmo las manifestaciones espontáneas que, convocados a través de la web, ponían en tela de juicio la nueva economía global y dió su pistoletazo de salida en Seattle en diciembre de 1999.

En el año 2001 el terrorismo islámico tambien dió su carta de presentación a escala global (con los antecedentes de Kenia y Tanzania en el 98). Resulta que era una organización denominada La Base (Al Quaeda) y estaba comandada por el multimillonario e ingeniero informático Osama Bin Laden. Pero, ¿dónde está la base?, no tiene lugar, o mejor sí, está en todas partes y ninguna, está en la red.

A partir de entonces parece que internet es capaz de ser un arma propagandística de gran envergadura al servicio del fanatismo; asistimos atónitos a ejecuciones de rehenes colgadas en la red, a reivindicaciones de atentados aportando la grabación de la misma y distribuida por el mismo canal (la red), etc. Por otro lado aparecen redes de pornografía infantil a escala global que intercambian a través de la web sus "archivos", suicidios pactados online, estilos de vida en los que ya no es necesario salir de casa para relacionarse (los llamados hikikomori), etc.

Pero no todo es pesimismo, el poder de convocatoria que ofrece este medio es insospechable, como se puso de manifiesto el año pasado en la víspera de unas elecciones generales cuando, en cuestión de horas, se convocó a través de la web y del móvil una manifestación espontánea ante la sede del grupo en el poder en ese momento. Para mayor información recomiendo el estupendo dvd-libro "13-M, Multitudes online (coord. por Victor Fco. Sampedro Blanco, Los libros de la Catarata, Madrid, 2005)".

Actualmente me resulta muy interesante el desarrollo que están teniendo los denominados "software libre", capaz de poner en jaque al todopoderoso tito Gates. El empuje de los gurús de esta especie de democracia participativa virtual (en la que los propios usuarios desarrollan el sistema y sus aplicaciones y posteriormente la cuelgan), Linus Torvalds (creador del sistema Linux) y Richard Stallman (creador de la Free Software Foundation) está cambiando las pautas de comportamiento de las grandes empresas informáticas. El futuro promete ser muy interesante.

Por supuesto que han cambiado las relaciones humanas, fundamentalmente en las democracias occidentales, las que tienen más posibilidades para conectarse. Sin embargo la "brecha digital" existe entre los paises ricos y los pobres, e incluso en los ricos los que no saben usar internet son cuanto menos que analfabetos funcionales (los datos que se han publicado recientemente en el caso español son preocupantes).

En fin, hoy ya estoy más integrado en este medio, me he creado un blog y estoy participando en mi primer foro, y casi sin darme cuenta. La capacidad de interactividad de la universidad hace inviable no estar conectado para el normal seguimiento del curso. Es ahí donde reside el triunfo de internet, casi sin darnos cuenta ha entrado en nuestras vidas...perdón, os tengo que dejar, me llaman al móvil.

Luis dijo...

NEOAPOCALÍPTICOS Y NEOINTEGRADOS EN LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

Ante todo quería felicitar al propio medio que me dispogo a analizar por la inminente celebración del Día Mundial de Internet. Dicho esto, quisiera contar mi experiencia con el mismo desde que tuve conocimiento de su existencia. Corrían mediados de los ´90 y cada vez se hablaba más de un sistema que permitía que los ordenadores se conectaran entre sí, la idea no era nueva, ya lo pude ver de niño en una divertidad película de 1984 que se llamaba "Juegos de guerra" en la que el protagonista falsificaba sus notas a través de su ordenador conectado con el teléfono. Lo que sonaba a ciencia ficción pasaba a ser real y tangible.

A lo largo de mi primer paso por la universidad, en este caso la Autónoma de Madrid, asistí a la apertura de aulas de informática en las que se podía navegar. Lo veía con recelo, de la hora escasa de tiempo total que pude pasar frente a esos ordenadores pude estar más de la mitad de la misma esperando a que se abrieran las páginas. Era insoportable, además era un negado para los ordenadores, todos los trabajos que realicé en mi primer contacto con el mundo académico los hice con máquina de escribir (y ya existía el word, que no soy tan viejo). Además, por aquella época era asiduo a las lecturas que, cuanto menos, demonizaban las nuevas tecnologías, como los libros del hoy premiado con el Príncipe de Asturias, el sociólogo Giovanni Sartori y su Homo videns, o más especialmente a Paul Virilio con El cibermundo y La bomba informativa. Para mi, internet tenía que ser el enemigo a batir.

Poco despues, cuando finalicé mis estudios superiores, en ese punto de inflexión que fué el paso de un milenio a otro, y aún declarando a los cuatro vientos que jamás llevaría un móvil, me fuí acercando tímidamente a internet. Estaba en el extranjero, es decir, nadie me conocía, ya tenía la excusa perfecta a dar rienda suelta a mis deseos más profundos, y navegué como un loco, me abrí una cuenta de correo y disfrutaba como un enano. De todas formas mi actitud no llegó al punto de ese optimismo chirriante de un Negroponte, simplemente navegaba y mataba el tiempo. Además saludaba con entusiasmo las manifestaciones espontáneas que, convocados a través de la web, ponían en tela de juicio la nueva economía global y dió su pistoletazo de salida en Seattle en diciembre de 1999.

En el año 2001 el terrorismo islámico tambien dió su carta de presentación a escala global (con los antecedentes de Kenia y Tanzania en el 98). Resulta que era una organización denominada La Base (Al Quaeda) y estaba comandada por el multimillonario e ingeniero informático Osama Bin Laden. Pero, ¿dónde está la base?, no tiene lugar, o mejor sí, está en todas partes y ninguna, está en la red.

A partir de entonces parece que internet es capaz de ser un arma propagandística de gran envergadura al servicio del fanatismo; asistimos atónitos a ejecuciones de rehenes colgadas en la red, a reivindicaciones de atentados aportando la grabación de la misma y distribuida por el mismo canal (la red), etc. Por otro lado aparecen redes de pornografía infantil a escala global que intercambian a través de la web sus "archivos", suicidios pactados online, estilos de vida en los que ya no es necesario salir de casa para relacionarse (los llamados hikikomori), etc.

Pero no todo es pesimismo, el poder de convocatoria que ofrece este medio es insospechable, como se puso de manifiesto el año pasado en la víspera de unas elecciones generales cuando, en cuestión de horas, se convocó a través de la web y del móvil una manifestación espontánea ante la sede del grupo en el poder en ese momento. Para mayor información recomiendo el estupendo dvd-libro "13-M, Multitudes online (coord. por Victor Fco. Sampedro Blanco, Los libros de la Catarata, Madrid, 2005)".

Actualmente me resulta muy interesante el desarrollo que están teniendo los denominados "software libre", capaz de poner en jaque al todopoderoso tito Gates. El empuje de los gurús de esta especie de democracia participativa virtual (en la que los propios usuarios desarrollan el sistema y sus aplicaciones y posteriormente la cuelgan), Linus Torvalds (creador del sistema Linux) y Richard Stallman (creador de la Free Software Foundation) está cambiando las pautas de comportamiento de las grandes empresas informáticas. El futuro promete ser muy interesante.

Por supuesto que han cambiado las relaciones humanas, fundamentalmente en las democracias occidentales, las que tienen más posibilidades para conectarse. Sin embargo la "brecha digital" existe entre los paises ricos y los pobres, e incluso en los ricos los que no saben usar internet son cuanto menos que analfabetos funcionales (los datos que se han publicado recientemente en el caso español son preocupantes).

En fin, hoy ya estoy más integrado en este medio, me he creado un blog y estoy participando en mi primer foro, y casi sin darme cuenta. La capacidad de interactividad de la universidad hace inviable no estar conectado para el normal seguimiento del curso. Es ahí donde reside el triunfo de internet, casi sin darnos cuenta ha entrado en nuestras vidas...perdón, os tengo que dejar, me llaman al móvil.

Luis Alberto Álvarez

ROSARIO dijo...

Hola, estoy totalmente deacuerdo con la opinión de Carla Franco. En mi caso, Internet puede llegar a ser una obsesión, ya que desde por la mañana, con café en mano, me conecto a la red para ver mi correo, los primeros titulares del día y lo que se ha logrado bajar del emule.
Sí, soy una privilegiada por tener la información al alcance de mi mano, pero ojo, hay que saber como buscar en esta maraña de información, no es tan facil encontrar lo que buscas.
En definitiva Internet ha tenido una brillante evolución y seguirá llegando a todos cada vez más lejos, ya tenemos internet en el móvil pronto lo tendremos en el coche, todo será distinto y hay que ir asumiendolo....... un saludo!
Si quereis hecharle un vistazo a mi pequeño espacio creado con mucho esfuerzo aquí os lo dejo http://spaces.msn.com/members/roseenclaverural/
Rosario Santos

Sarah dijo...

Bueno después de 30 comentarios creo que queda poco por comentar. Haré mi pequeña aportación y decir a mis compañeros que comparto muchas de vuestras opiniones.
La sociedad de la información es una sociedad cambiante, vivimos en una sociedad donde nos llueve información continuamente. Podemos acceder a la información a través de la radio, televisión, prensa escrita, prensa digital, internet, mensajes al móvil... ¿quién da más? Convivimos con la sociedad de la información por lo que habrá (hay) que adaptarse a ella, adaptarse a esas nuevas tecnologías que vienen de la mano de la sociedad de la información.
Términos como blog, cookies, login, spam, URL son conocidos ahora por todos nosotros pero... ¿y en un principio?... deciros que a mi me resultaba raro el significado de palabra navegar... Palabras que después de un periodo de adaptación con el medio conocemos a la perfección. Internet es una maravilla, como ha dicho mi compañera Susana Estebaranz, internet es necesario o resulta otra alternativa para realizar infinidad de cosas (búsqueda de información –principal-, trámites bancarios, envío de CV a empresas, la cesta de la compra, etc.) y nosotros (estudiantes de 3º) lo necesitamos, entre otras muchas cosas para ¡hacer los deberes!, casi en la totalidad de las asignaturas es necesario esta conexión a la red: envío de prácticas, programas y bibliografía de las asignaturas, participación en foros (ejem), avisos de claves... que ¿cómo influye internet en nuestras vidas?, este año más que nunca.
Para terminar os escribiré una frase que comparto y que puede resumir todo esto: RENOVARSE O MORIR.

Sarah Dokmac

soniag10 dijo...

Mi vida ha cambiado radicalmente desde que utilizo herramientas como internet, correo electrónico y teléfono móvil. Antes me resultaba muy difícil ponerme en contacto con amigos de EEUU, Marruecos, Ecuador, Perú, ... me daba una pereza enorme escribir cartas. Cuando por fin las escribía, las tenía en el bolso varios días por no ir a comprar un sello y luego a echarlas al buzón... Como eso, todo lo demás. Ahora no me da pereza casi nada: leo mucho más porque buscar un libro interesante para leer es facilísimo en los numerosos sitios de internet que comentan y/o venden libros. Estoy al día en las noticias, contacto casi a diario con mis amigos, hago todas las gestiones bancarias por internet desde hace varios años, consigo la información que necesito en segundos, tengo más interés por viajar porque he conocido previamente muchos lugares interesantes en la web... Hasta estoy estudiando el la Carlos III gracias a internet. No puedo negar que soy una adicta a internet y al e-mail. Pero creo que en este caso la palabra adicción no supone connotaciones negativas como en otros casos, sino todo lo contrario. No obstante, sigo siendo partidaria de leer los libros en papel, (aunque previamente haya conocido de su existencia a través de la Web); sigo haciendo las fotos con una cámara de 35 mm. (aunque posteriormente utilice un escáner para guardar las mejores en formato digital). La Web y las tecnologías de la información nos hacen conocer mucho más en menos tiempo y con mayor facilidad. Esto ha revolucionado el acceso a la información y a la cultura, aunque podríamos tratar en tema aparte el asunto de la brecha digital.

Esther Diez García

Carmen dijo...

Creo que tener al alcance de nuestra mano toda la información que se concentra en Internet puede llegar a ser tanto una ventaja como un inconveniente. Me explico; por un lado, la ventaja estaría en los múltiples recursos y posibilidades que nos proporciona tener este tipo de herramienta a nuestro alcance desde el punto de vista de ser, como futuros periodistas, gestores de esta marabunta de información que se esconde enmarañada en los millones de documentos que navegan por la red, podemos seleccionar toda esa información, tratarla, manejarla y dar a conocer al público cualquier acontecimiento o situación que en ese mismo instante esté ocurriendo en cualquier lugar del mundo. Internet contiene la información, pero nosotros podemos convertir esa información en conocimiento al alcance de cualquier persona. Dicho esto, y reconociendo las múltiples ventajas que muchos de mis compañeros ya han mencionado antes que yo, sólo me queda, como he comentado al principio, explicar para mí cual sería la parte negativa de todo esto; no voy a hablar de los problemas de indización y recuperación que tiene la red, ni tampoco de la sobre-información sin ningún control que se “cuelga” diariamente. Aunque podría hablar de las desventajas de Internet desde ese punto de vista, mi visión negativa hacia este gran servidor de información va por otros derroteros. En mi opinión, el problema más grave está en las relaciones interpersonales, en esa comodidad que se ha instalado ahora en nuestras vidas de preferir comunicarnos a través de una pantalla y un teclado a hacerlo cara a cara con nuestro interlocutor, se pierde, además del gran comunicador lenguaje de los gestos, los sentimientos y emociones que se pueden dar en una conversación con alguien al que tu escuchas y que sabes que te escucha porque ambos os miráis a los ojos. Pasa a menudo que dos personas se conozcan por Internet y empiecen a hablar a través de frases escritas en una pantalla de ordenador, pero, en realidad, ¿qué clase de conversación estás manteniendo con una persona que, aunque esté respondiendo a tu cambio de impresiones, no sabes si es capaz de interpretar correctamente lo que quieres decirle?. Considero que el lenguaje implícito sólo se consigue manteniendo una conversación con alguien que tienes enfrente y que puede apreciar los matices de tu voz al hablar y puede ver tu cara en cada palabra que dices, y para mí tal lenguaje es tan o más importante que el lenguaje que se habla y se oye, el lenguaje verbal. Ya se que alguien puede pensar que ya es posible ver in situ y hablar de viva voz con la otra persona a través de una videoconferencia o una webcam, pero, para mí, sigue sin ser lo mismo mantener una relación sea del tipo que sea con una persona que sé que cuando me aburra o no me guste su conversación con un solo movimiento de mi dedo puedo apagar la pantalla y no verla más. Planteémonoslo: ¿serán este tipo de relaciones interpersonales las que existirán en un futuro en este mundo falto de tiempo para todo?

CARMEN SOLÍS.

María Cámara dijo...

Bueno, he aquí yo, que me acabo de comprar un ordenador hace...miro el calendario... ¡¡¡11 días!!! y...¡¡¡hoy es el primer día que me conecto a Internet desde mi casa!!!...si, me gusta batir records.
¿Qué os puedo contar yo desde mi inexperiencia? Pues la verdad es que he sobrevivido sin todos estos artilugios bastante bien (que sepáis que al móvil también me resistí), pero al final me he tenido que comprar todos estos cachivaches porque ya no aguantaba mas broncas de mis amigos (realmente se reían de mi, que esto quede entre nosotros). Ejem, ejem....la otra razón por la que me he tenido que comprar el ordenador, Internet,...es por las practicas de la carrera de Periodismo..........que queréis que os diga con Biblioteconomía no tuve ningún problema, hacía las prácticas en clase... y tal y pascual... y diplomatura al canto. Pero a mi dejarme un mes para que me aclimate y ya veréis como empiezo a decir que no sé cómo he podido vivir en la ignorancia.
María Cámara Chacón

Rocío dijo...

Ha sido notable la sutileza con que internet se ha metido en mi quehacer rutinario. Para empezar puedo mantener el contacto con personas amigas mías que viven fuera de mi ciudad, gracias a la genialidad del messenger y el correo electrónico; pudimos mi familia y yo elegir el hotel en el que pasaríamos las vacaciones de este veranos sin salir de casa, gracias a las relaciones de hoteles de España colgados en la red; tengo a mano toda la información necesaria para investigar sobre los temas que se requieran, sean de carácter académico universitario o personal, no tengo más que poner las palabras adecuadas en www.google.es; tengo una buena selección de canciones con acordes para guitarra en un cancionero hecho a mi manera gracias al amplio repertorio que www.atame.org me ofrece; o sea, que internet se ha convertido en una herramienta de gran importancia y que llena no digo todos los días de mi vida pero sí una gran parte de mi trabajo y ocio personal quizás no diario pero sí semanal.

Rocío dijo...

ooopppss!!! se me ha olvidao firmar.
Soy Rocío Álvarez Alejandro

David Borja dijo...

La tecnología ha cambiado y con ella el ser humano. En el campo de la medcina por ejemplo ya es algo esencial. Los programas informáticos son una herramienta capital en la biología y los abogados buscan la jurisprudencia a través de potentes programas. Es un hecho por tanto que la tecnología se ha insertado en nuestras vidas, ya sean profesionales o no los que la usen. Además en nuestro caso, el periodismo, gracias a ella la facilidad de publicar y editar es mayor, los periódicos llegan antes a cualquier parte del mundo y esto redunda en beneficio de los lectores y los periodistas.