sábado, noviembre 26, 2005

El quinto beatle

Muchos se disputan esa honrosísima quinta plaza: George Martín, Brian Epstein, Joaquín Luqui... A George Best le colgaron esa etiqueta después de que su equipo, el Manchester United, machacara al Benfica (1-5) en los cuartos de final de la Copa de Europa de 1966. Él era un genuino represente del pop británico de los sesenta y, a juzgar por la ilustración, no desentona entre los genios de Liverpool.

Era un fútbolista genial, un tipo anárquico que se bebió todo y disfrutó al máximo en una época efervescente. Su destino estaba escrito desde hace tiempo. No puedo resistirme a la comparación con otro icono mediático actual que vistió la misma camiseta de los red devils. Esto es lo que pensaba George Best de él: "No sabe chutar con la izquierda, no cabecea, no puede quitar el balón al adversario y no marca muchos goles. Aparte de eso, está bien". ¿Adivinan quién es?

Recomiendo los artículos de Santiago Segurola y Walter Oppenheimer publicados en El País.

9 comentarios:

Franmoro dijo...

Bueeeenoooooo, artículo para perderme en palabras. Empezaré por el final. NO hay que ser muy ducho en fútbol para darse cuenta q se refería a Beckham el ínclito Best en su declaración. No conocí nunca a Best como jugador, pero referentes cercanos me hablaban muy bien de quién fue considerado el Garrincha británico, y al igual que el brasileiro, optó por el ocio etílico en vez del deportivo. Por tanto, supongo que estaría en plena efervescencia cervecera cuando efectuó tal afirmación porque vilipendiar a un compatriota que le idolatraba siendo injusto cuando dice lo que dice, porque las virtudes de Beckham, al margen de la mercadotecnia que le acompaña y que él no eligió como elemento indisoluble a su práctica en el fútbol, deben ser reconocibles. Ponderadas antes que su marca comercial. Si es que queremos hablar de deporte.
En cuanto a su consideración como quinto Beatle, pues estéticamente lo parecía y nos hace recordar con nostalgia una época que, a muchos nos hubiera gustado vivir. Como fan constante de los escarabajos no puedo dejar de alabar la figura de éstos y de todos aquellos que quisieran asimilar su forma de actuar y vestir. Aunque el verdadero quinto Beatle, debo decir, no es otro sino...

Fran Carrillo

Franmoro dijo...

por cierto, otro día hablare de Santi Segurola. No se como alguien puede estar tan elevado a los altares por lectores y oyentes cuando pontifica en vez de objetivar su crítica y no dice más que barbaridades en sus comentarios. Por ser bondadoso con él. Y conste que lo sigo desde hace años, pero en fin.

Fran Carrillo

Manuel dijo...

Fran, me gustaría que argumentaras tus críticas a Santi Segurola. ¿Escribe mal? ¿Se documental mal? ¿Es ofensivo en sus artículos?
No creo que sólo diga barbaridades en sus comentarios y, en cuanto a lo de pontificar, tampoco lo veo tan claro. Todo el mundo, incluidos los periodistas, los críticos, tiene sus filias y sus fobias. Y es bueno que un crítico defienda con cierto apasionamiento sus postulados. Insisto, en el caso de Segurola yo no percibo que cargue las tintas con frivolidad o mala baba hacia alguien. Me encantaría escribir como él y saber tanto de música como él. Creo que el artículo recomendado sobre George Best es un ejemplo de su sabiduría deportiva y de su buen hacer. He coincidido con él en un par de ocasiones y te aseguro que es un tipo discreto, que no va pavoneándose por ahí, como hacen otros de sus compañeros. Igual mi admiración hacía este periodista bilbaino me impide ver sus errores.
Por cierto, ¿quién crees tú que es el quinto beatle?.

David Borja dijo...

Cuando leo ciertas cosas me entra la risa. Es muy malo escribir un comentario cuando se ha oído el día anterior Carrusel Deportivo y se agarran a nuestra materia gris palabras como "ínclito". Menos mal que no nos ha dado por hablar de bucles o rasuramientos.
Dicho esto he de decir que S.S (Y NO lAZIO) es uno de los periodistas que más respeto en su campo, otros ensalzan la figura de Tomás Roncero y su chabacanería merengue y esto hace que me ponga triste por no saber alabar un trabajo y unos comentarios bien hechos. Cada vez que Santi opina engrandece un poco más una profesión denostada en el ámbito deportivo y que se considera de segunda. Es por ello que a veces hay que olvidarse de política al criticar, de lo contario la venda de la subjetividad nos cegará siempre.
Dicho esto me gustaría saber cómo es posible que el sectarismo blanco llegue al extremo de no saber comprender que el rubio David sólo es un futbolista altamente irregular, un molde de futbolín comparado con el gran Best. Es normal que un genio tenga ciertas licencias, más ha tenido y tiene Maradona, y comprendo que cada vez que viese un partido del Madrid volviese a la bebida al intentar descifrar las claves de una alineación en la que, por convenios comerciales, debe jugar el Space Boy. No obstante hay que decir en honor a la verdad que ante la Real Sociedad, David portaba orgulloso un brazalete negro en honor a George. Este gesto sí que es bonito y de él debería aprender algún forofo más fanático que aficionado. Por otra parte recordar a mi ilustre y respetado amigo Cariillo que el alcoholismo es un tema bastante delicado como para tratarlo con esa frivolidad tan descarada. Esto último es bastante demagoógico pero es lo que queda tras años y años de leer a Roncerito en el As, que pena, tendré que escuchar más a Segurola.
Por cierto, por si hay dudas soy del Madrid.

David Borja dijo...

Por cierto, se me olvidaba. Bajo mi punto de vista el quinto Beatle fue Brian Epstein.

Franmoro dijo...

Debo comenzar pidiendo disculpas si he ofendido a alguien con mi visión particular de la vida extradeportiva de Best y, sobre todo, si "he cargado en demasía las tintas" sobre el periodista Santi Segurola, sobrepasándome en mis comentarios. Querido Manuel, no pongo en duda su capacidad como periodista, ni que, de vez en cuando, escribe buenos artículos y crónicas, y por supuesto no critico su amplios conocimientos sobre fútbol y su ingente labor documental. Únicamente cuestiono que diversas temáticas las aborda como si fuera el único entendido en la materia. Llevo escuchando muchos años El Larguero, muchos, como para saber lo que digo. Y podemos tirar de hemeroteca. Posee en ciertas ocasiones carta de legitimidad ante lo que es una opinión más y en esto creo que está amparado por el medio en el que trabaja y por el jefe (de la emisora) que le paga. Seguro que soy injusto diciendo esto, seguro que disto mucho de saber quién es este profesional, pero este foro de libertad me permite expresar opiniones desde la subjetividad que creo debemos establecer todos desde el respeto. Dicho esto no me gustaría entablar una polémica que considero no llevaría a ningún lugar común. Y tras este asueto mental, me voy a escuchar a Segurola. Espero y deseo que, tras el nuevo capítulo del esperpento madridista, sus palabras adquieran una vez más método de conciencia.

Pd: mi quinto Beatle no existe. Fueron, son y seguirán siendo en mi corazón cuatro. Buscar un quinto destrozaría la leyenda. No merece la pena. Sí..., son Cuatro, como la nueva cadena. Y es que hay cosas que nunca pasan de moda. O si?

Clarence Crane dijo...

Que bonito es poder opinar.
Yo sobre The Beatles no voy a opinar, ni siquiera voy a intentar nombrar a nadie como quinto componente. Estoy con Fran, fueron, y siempre serán 4, nada más, y aquellos que quieran buscar más donde no hay se les verá el plumero de la envidia.
Respecto al debate de Santi Segurola no sabría bien a que esquina animar. Es cierto que es un gran periodista, y no lo voy a decir yo, simplemente hay que percatarse de la admiración con la que sus colegas de profesión, atienden a sus comentarios. Pero sí es cierto que esto mismo provoca un cierto aire sacro a sus palabras. Es decir, la misma admiración continuada que el personal le otorga a Segurola y su moto, puede conformar que siempre deba tener la llave de la verdad, y no es así.

Clarence Crane dijo...

Por cierto... Tomás Roncero, Fabián Ortiz y Tomás Guasch son unos fanáticos... y un fanático no es un buen periodista.

Walter Pico dijo...

Bueno bueno bueno, qué leen mis ojos? un foro sobre Don Santiago Segurola. Como viene siendo habitual desde que conozco al señor F. Carrillo difiero de sus comentarios, ya sean sobre S.S., ya sean sobre D.Beckham.
La era Florentino Pérez en el Real Madrid se ha caracterizado hasta hace unos años por fichar cada temporada al mejor jugador del mundo. Sus tres primeros fichajes cumplían las dos máximas de Superfloren: eran muy buenos y además mediáticos. Sin embargo, tras estos tres grandes fichajes, se realiza la contratación de Beckham, el cual, en mi opinión, sólo cumple una de aquellas máximas: es mediático, muy mediático. Y ya está. Se me ocurren a bote pronto unos 30 jugadores mejores que él (xavi,deco,guti,solari,lampard,gerrard, la lista es muy larga). A mi entender es el caso perfecto de jugador sobrevalorado. Su única virtud destacada es la de ser un buen lanzador de pelotas paradas, de resto sólo veo un poco de brega, una cara bonita y una esposa lamentable. En cuanto a G.Best no puedo hacer muchos comentarios ya que no lo vi jugar. Pero si lamento que (según dicen las crónicas de la época) un jugador de tanto talento desperdiciara tan magnífica oportunidad de aprovechar una vida que muy pocos pueden alcanzar.
Vamos a lo que interesa. Me resultan realmente incomprensibles las críticas vertidas por F.Carrillo a un periodista (Santiago Segurola)que, a diferencia de la gran mayoría de los miembros de su gremio, trata de enfocar el deporte desde un punto de vista distinto. Un periodista que rehuye de los típicos tópicos que tan harto estoy de ver en todos los periódicos y periodistas del ámbito deportivo. Se trata sin duda, de un hombre culto, no sólo en lo que a deportes se refiere, sino también en música, literatura y varias artes más que no vienen al caso. Como curiosidad podría decir que es bastante frecuente verlo en obras de teatro o en la ópera; lugares que Roncero y alguno más pensarían que son estadios de fútbol de algún club laureado de Europa, nada más lejos. No es un Segurola un periodista de forofismos, virtud o defecto que desacredita a más de uno. Es un profesional como pocos, sensato, respetuoso y coherente, que no se casa con nadie, a excepción de su athletic. Y como bien dice Manuel Tapia, algo bueno tendrá cuando sus compañeros de profesión no hacen más que hablar bien de su persona. Finalmente y para no "endiosar" a Segurola, me gustaría hacer una apreciación que ,en mi opinión, es el único punto negro de Santiago como periodista, y tal vez como persona: creo que ,en ocasiones, demasiadas tal vez, peca de originalidad. Normalmente las opiniones breves y simples son las que mejor explican un pensar, y Segurola suele tener el "defecto" de opinar siempre distinto al resto. Entonces, o siempre tiene razón Segurola y los demás no son muy listos o los demás aciertan siempre y Segurola se equivoca irremediablemente. Aun así, mi pequeña crítica a S.S. dista mucho en contundencia y acidez a la expuesta por F. Carrillo, ya que mi reproche viene desde la admiración y la de Fran vendrá probablemente desde su incapacidad para aceptar diferentes puntos de vista al suyo, característica muy propia de los individuos a los que admira.

Un saludo,
Fernando Alduán