viernes, octubre 22, 2004

Pompas fúnebres virtuales

Posted by Hello

Curiosa iniciativa la de Alberto Iriarte, un joven pamplonés que ha creado una empresa que ofrece el envío de correos electrónicos a los amigos y familiares del difunto. Veis por qué Internet está aquí para quedarse. En la salud y en la enfermedad, todos los días de nuestras vidas, e incluso cuando nos vayamos al otro barrio ;-)

La noticia viene publicada en la contraportada del diario "El Mundo", del 22 de octubre de 2004. Ahí van algunos párrafos por si hay algún interesado:

"El funcionamiento del servicio es muy sencillo. Si una persona quiere despedirse de los suyos a través del ciberespacio, y prevenir así la posibilidad de que la muerte le pille desprevenida sin tiempo para decir adiós, sólo tiene que entrar en la página web de esta nueva empresa (www.thelastemail.com) y seguir las instrucciones para escribir un mensaje que la compañía se encargará de enviar a sus seres queridos cuando fallezca. Si su intención es transmitir sólo un email de texto, sin imágenes, el servicio es gratuito, mientras que si quiere transmitir más de un mensaje y añadir algún archivo adjunto, como una fotografía, la empresa ofrece una amplia gama de tarifas".

"Al parecer, la aparición de esta curiosa empresa estuvo motivada por la situación personal de su creador: "Como vivo en Brasil, lejos de mi familia y de muchos amigos, se me pasaban por la cabeza pensamientos como: si me ocurre algo, ¿quién se ocupará de mis cosas? ¿Quién cuidará de mi perro? Y pensé que un servicio como éste podría ser útil a muchas personas".

Gracias por tu vocación de servicio, Alberto.


4 comentarios:

Marcial Hernández Hernández dijo...

Se trata sin duda de una idea original que pretende entre otras cosas seguir haciendo negocio con algo tan íntimo como la muerte, sin embargo no podemos dudar de que se trata de una idea pionera y cuando menos llamativa. Aunque cabría pensarse si los seres queridos del difunto están dispuestos a recibir una frivolidad tan grande como la de un email, ya que imagino que a muchos no les hará mucha gracia que una persona ya muerta les siga enviando mensajes; o la impresión que se puede llevar alguien que no esté familiarizado con internet y vea un día el mensaje de alguien que está muerto. El susto puede ser mayúsculo.

Eduardo Dolado dijo...

Hablando de E-mails...en "El País semanal" venía ayer un reportaje muy interesante titulado "35 años de e-mail". Aparte de un poco de historia de internet, habla de los diferentes usos que se le pueden dar a este servicio...pero lo que más me llamó la atención es el uso que le dió Amnistía Internacional para salvar a la nigeriana Amina Lawal de la lapidación por adulterio, recogiendo firmas por e-mail y llegando a la cifra de 10 millones, me pareció increible, sabia que había tenido éxito, pero la cifra me sorprendió y creo que demuestra que se puede hacer mucha presión por este medio.

Carlos Gómez dijo...

(Siento la falta de tildes, estoy con un ordenador sin configurar correctamente).

En realidad esto no es mas que una variante del testamento de toda la vida, solo que esta vez se sustituye al notario por un informatico. Se le quita el componente macabro, con eso de que el e-mail es moderno y aseptico, y es mas barato que el sistema clasico, aunque sin validez legal (por el momento). Ingenio, en todo caso, no le falta.

Vanesa Barrio dijo...

(No te preocupes Marcial, yo prefiero que me mandes flores, ¡ja,ja,ja!). No me parece una mala idea, pero ¡madre! que será lo siguiente... Desde luego, no podemos negar que la red es la Red de Redes, no hay lugar donde no llegue. En fin; lo único que me preocupa de este tipo de "ideas" es el límite que no parece tener, creo que no es mal debate saber si debemos o no ponerle límite a internet, creo yo, (no me refiero a este caso en concreto), que en algún momento deberemos decir: hasta aquí señores, más allá hay dagrones...Pero creo que esto atentaba contra una de las ideas fundamentales de internet ¿no?.