jueves, enero 27, 2005

Aumentan los despidos por hablar demasiado en los weblog

A propósito de los weblogs, el suplemento Ciberpaís publica hoy este interesante artículo:

"La libertad de expresión es un arma de doble filo. Lo están descubriendo cada vez más personas, despedidas por lo que escriben en sus weblogs (diarios personales en Internet).El fallo más común es criticar o hacer chistes sobre jefes y compañeros, confiando en que Internet es tan grande que nunca lo leerán. Delta Air Lines, BlockBuster, la Universidad de Hardvard, Microsoft o Wells Fargo son algunas de las compañías que han echado a empleados por ese motivo. Hay decenas de casos en Estados Unidos y empiezan a darse también en Europa.
Jessica Cutler trabajaba en la oficina del senador americano Mike DeWine. Con el seudónimo Washingtoniene, escribía en Internet un diario personal para sus amigas, donde explicaba detalles sobre sus seis compañeros de sexo, entre ellos un oficial casado de la Administración de Bush, o un miembro del equipo del senador, que la había contratado. Jessica fue despedida.
"Fotografías inapropiadas"Ellen Simonetti, azafata de Delta Air Lines, publicó en su weblog fotos de ella y sus amigas en una fiesta, con los uniformes de la compañía. Delta la despidió por "fotografías inapropiadas". Simonetti, que sigue manteniendo su diario, descubrió que no era la única. Simonetti es la primera firmante del manifiesto Freedom to blog, que pide: "Si se quiere disciplinar a un empleado por lo que ha dicho en su diario personal, antes hay que establecer políticas claras sobre este asunto y distribuirlas entre los trabajadores, para que sepan qué pueden y qué no pueden decir. Nadie debe ser despedido por su weblog, a menos que se pueda probar que el trabajador ha causado un daño internacional".
El manifiesto se acompaña de una lista negra de empresas blogofóbicas, como Starbucks, Apple o el ejército de los Estados Unidos. Uno de los primeros casos ocurrió en Microsoft, en octubre de 2003. Michael Hanscom, que trabajaba en la empresa de fotocopias del campus, vio un camión que descargaba ordenadores G5 de Apple. Hizo una foto y la publicó en su weblog con el título: "Incluso Microsoft quiere G5s". Fue despedido por no cumplir las normas de seguridad.
Uno de los primeros despedidos en Europa es Joe Gordon, de Edimburgo. Llevaba 11 años trabajando en la cadena de librerías Waterstone; paralelamente, tenía un diario personal satírico, conocido en ámbitos literarios. En Navidad fue despedido: "Les dije que hacía bien mi trabajo y que no me despedían por eso sino por comentarios que hacía en mi tiempo libre, cuando escribía en mi casa para mi weblog".

5 comentarios:

ara dijo...

Me he quedado de piedra cuando he leído este artículo. Esque no sé si lo he entendido muy bien, pero entiendo que estas personas tenían un blog como este y la empresa lo leyó. Yo también tengo un blog, pero solo lo pueden leer las personas a las que yo le doy la dirección o las personas que tengan otro blog y yo les escriba comentarios. Entonces me parece increíble que las empresas investiguen la vida privada de sus empleados hasta tal punto, porque no es fácil descubrir la dirección de un blog. Yo no suelo criticar a jefes ni a compañeros de trabajo en mi blog porque lo utilizo para otras cosas pero si una persona quiere hacerlo es totalmente libre de criticar sin que le despidan. Eso no debe estar todavía regulado jurídicamente porque es un atentado contra el derecho a la intimidad en toda regla y esas personas podrían poner una demanda a la empresa, que cobrarían una indemnización que les solucionaría el resto de sus vidas.

Ovidio Cordero dijo...

Me ha hecho mucha gracia lo de la pobre azafata, que pide poco menos que le digan en las cláusulas de despido del contrato: "No te harás una foto de fiesta con el uniforme de azafata ni te atreverás a ponerla en un weblog...". Pobre.

Y dice que si no se comprueba daño internacional (¿qué querrá decir...?) no se le puede echar... Yo, sinceramente, veo mal que la hayan despedido, pero tal y como se defiende lo mínimo que van a hacer sus jefes es reírse de ella. Creo que debería contratar a un buen abogado.

Ovidio Cordero dijo...

Araceli, tu blog tiene contraseña o algo así, ¿no? Normalmente no es difícil que un blog lo pueda ver (no el tuyo) cualquier persona, porque los rastreadores estos de buscadores (tipo Google) encuentran casi cualquier página de la Red (a menos que sea flash o cosas raras) y aparece cuando alguien busca alguna palabra que esté en los textos de esa página, blog o lo que sea. Este blog de El Guerrero, por ejemplo, es público: nosotros no hemos entrado con ninguna contraseña ni nada por el estilo. Hace falta para publicar, para también publica quien quiera si se crea una cuenta.

Lo que hay que hacer para hablar tranquilamente sin que quieras que te lean es no hacerlo en público. A mi modo de ver, lo que le pasó a esta azafata no es un ataque a la intimidad de la empresa; ha sido una torpeza de ella, por tener eso en un lugar público. Otra cosa sería que accedieran a su correo de manera fraudulenta.

Si yo tuviera una empresa con empleados y uno de ellos publica en un weblog que su jefe es un capullo y pone una foto de mal gusto con referencias a la empresa, por ejemplo, yo me pensaría mucho permitir que ese empleado siguiera en la empresa.

ara dijo...

Pues la verdad es que mi blog no está protegido por contraseña pero no sé si es fácil de encontrar, más que nada porque se llama "quierodormir", y lo que veo un poco complicado es que la empresa adivine el nombre del blog, para poder buscarlo en google ¿¿no?? Que tienen que investigar bastante, a no ser, que la persona le haya dado su blog a gente de la empresa, entonces si que merecería el despido, pero por tonta. Si vas a criticar a tu jefe o a poner fotos, asegurate que eso no lo va a ver nadie relacionado con la empresa o si no, no critiques. Creo que tienes toda la razón en decir que si fueras el jefe y descubres que un empleado pone cosas así en su diario personal te pensarías mucho el seguir trabajando con esa persona, aun así, me sigue pareciendo una invasión a la intimidad exactamente igual que abrir una carta. Creo que es un delito que todavía no está regulado. Cada uno puede decir lo que le de la gana de los demás en un diario personal. Si fuera una página web de la empresa, o una página web cualquiera todavía... o incluso si fuera un blog que la persona ha difundido por toda la empresa vale, pero si sólo lo van a leer tus amigos o tu, deberíamos tener la libertad de poner lo que sea sin peligro. No se, de todas formas es un tema complicado...

Ovidio Cordero dijo...

Sí, sería muy difícil encontrarlo en Google si no usan el nombre de la compañía de manera explícita ni sus nombres, pero hay que tener mucho cuidado. Porque si se utiliza un nombre con nombres y apellidos exactos y verdaderos o el propio nombre de una empresa, una vez los escribimos entre comillas en el recuadro de búsqueda de Google, puede aparecer muy fácilmente, especialmente si se trata de un nombre o un apellido poco común.

INTIMIDAD
Por otro lado, yo sigo pensando que no se trata de un ataque a la intimidad, porque todo lo que está en la Red es de todos, a menos que impidas el acceso por medio de una contraseña. Desde mi punto de vista, cada vez que subimos algo a la Web, si no lo protegemos, pertenece a los cientos de millones de usuarios de Internet de todo el mundo. No hay más que escribir una dirección en la barra de direcciones de un navegador. ¿Cómo impides el acceso? No hay forma, a menos que, como decía, se proteja la página con contraseña. En la Red nos exponemos a la valoración de cualquier ciudadano del mundo.