jueves, febrero 03, 2005

La ética en la jungla periodística

Os propongo la lectura de este interesante artículo de Álex Grijelmo, presidente de la Agencia Efe, publicado en el segundo número de Cuadernos de Periodistas, editado por la Asociación de la Prensa de Madrid. Toda una lección sobre ética periodística.

http://www.apmadrid.es/Publicaciones/Libros/Libros.htm

1 comentario:

marañón,carlota dijo...

Hay que afinar mucho para no perderse.No es lo mismo publicación digital que periodismo digital...no creo que los periodistas de los medios digitales sean mayormente responsables de la falta de ética que inunda los medios de comunicación.Otra cosa es que sea en la RED donde se manifieste de forma expresa el estado de enfermedad social en el que nos encontramos... eso si.Creo que la falta de ética política, económica y social,la corrupción masificada se ha filtrado en el periodismo como reflejo de la sociedad en que este se desenvuelve. El problema es la comodidad, preferimos hacernos eco de lo que hay antes que "mantener el tipo" en defensa de valores que nadie aprecia y sobre todo que nadie paga. Preferimos tener el bolsillo pesado antes que la conciencia tranquila. ¡Ay de aquel que espera que el "imperio de la ley" nos saque de este foso!. Las leyes, como producto humano que son, adolecen de muchos defectos. ¿Cuántas veces ha preferido un medio incurrir en un delito contra la intimidad porque sabe que las ventas de la "exclusiva" de la publicación le prorciona más € que los que paga por la sentencia condenatoria?. La realidad va siempre por delante de la Ley, y con internet la ley se ha quedado en otro planeta. Sólo los individuos pueden ser responsabilizados de sus actos, es la única manera de activar el aparato judicial contra las agresiones.... y en internet el truco es ser una clave. Si esto no cambia la ley está impotente.
Por otra parte, esa ley que defiende a los medios del Estado y a los ciudadanos de los medios (esto no es ninguna novedad) debería ahora, y voy más allá que Alex Grijelmo, defender a los ciudadanos de si mismos, ¿como va la ley a amparar el honor,la imagen e intimidad de seres que se venden, se exhiben en declaraciones o exhibiciones en actos de autoagresión contra esos derechos? ya no es necesario que nadie venga a injuriarles, lo hacen ellos mismos con el apoyo de los medios de comunicación. Peligrosa alianza que vende mucho y deja a los responsables del medio sin responsabilidad alguna. El asunto está complicado, pero seguimos aquí, y de momento lo único que podemos hacer es saltar la alarma como hace brillantemente Alex Grijelmo, y hacerlo sin descanso hasta que todos nos demos cuenta de que esto es inadmisible. A partir de ahí sólo cada uno puede medir lo que le lleva a prescindir de su ética personal, quejarse de no poder comer o de no poder jugar al golf los fines de semana. Y esperar, esperar que quienes están al frente de los medios de comunicación sean quienes exijan, aún a costa de sus beneficios, mantener la ética periodistica.