sábado, diciembre 04, 2004

El Mundo entrevista a Tim Berners-Lee, uno de los "padres" de Internet

"La gran amenaza es que los Gobiernos controlen a la población rastreando su navegación por Internet para saber qué hacemos, con quién hablamos y qué pensamos". Es una de las reflexiones contenidas en la entrevista. Muy interesante.

elmundo.es/navegante/2004/12/02/entrevistas/1101949291.html

2 comentarios:

María González Cano dijo...

Yo me siento amenazada en Internet, estoy de acuerdo con Berners-Lee, como para no estarlo no? Normalmente cuando hablamos de amenazas en la red, hemos pensado en las compras, en si nos pueden estafar, en que nos sigue sin gustar teclear los dígitos de nuestra tarjeta de crédito y que no existe aún una legislación lo suficientemente fuerte para ampararnos. Sin embargo en este aspecto es de esperar que todo llegue, y que a los consumidores en la web nos ampare al menos la misma protección legal que a los consumidores tradicionales. Por eso me estoy empezando a sentir más identificada con esa otra amenaza, la de los gobiernos y su afán por controlar, sean quienes sean, creyendo que de ese modo fortalecen nuestras libertades. Se suele producir todo lo contrario, y ojalá no llegue el día en que Internet sea una cárcel en lugar de un instrumento de comunicación y libbertad.

María González Cano dijo...

Yo me siento amenazada en Internet, estoy de acuerdo con Berners-Lee, como para no estarlo no? Normalmente cuando hablamos de amenazas en la red, pensamos en las compras, en si nos pueden estafar, en que nos sigue sin gustar teclear los dígitos de nuestra tarjeta de crédito y que no existe aún una legislación lo suficientemente fuerte para ampararnos. Sin embargo en este aspecto es de esperar que todo llegue, y que a los consumidores en la web nos ampare al menos la misma protección legal que a los consumidores tradicionales. Por eso me estoy empezando a sentir más identificada con esa otra amenaza, la de los gobiernos y su afán por controlar, sean quienes sean, creyendo que de ese modo aseguran nuestras libertades. Se suele producir todo lo contrario, y ojalá no llegue el día en que Internet sea una cárcel en lugar de un instrumento de comunicación y libertad.