jueves, junio 01, 2006

Mejorar el clima ético del periodismo


Javier Pérez Albéniz, autor del blog El descodificador, analiza hoy -y no es la primera vez- la cobertura mediática de la agonía y muerte de Rocío Jurado. Extraigo este pasaje:

"… Por eso éste puede ser un momento excelente para replantearse el papel de la televisión a la hora de informar. Para comprender que seguramente la autorregulación y los códigos deontológicos no atenten contra la libertad de expresión, la refuercen. Y que es necesario, imprescindible, mejorar el clima ético del periodismo en España".

3 comentarios:

TerminAitor dijo...

Se entra en el ciclo de si es el espectador el que forma la television o la television forma al espectador...yo aún no he tenido experiencia profesional, pero quizás usted pueda dar su opinión al respecto: de pasar a una covertura del suceso más sobria y puramente informativa, ¿no se alzarán las audencias y lectores exigiendo su ración de "carroña informativa"?

Manuel dijo...

Periodismo y carroña informativa son términos antagónicos. Yo siempre soy partidario de la información y de la sobriedad antes que del morbo. Te pongo un ejemplo, prefiero ver un reportaje de 'Informe Semanal' sobre Rocío Jurado que un programa de 'Aquí hay tomate' o '¿Dónde estás corazón?' sobre el mismo asunto. Y creo que como yo hay muchos. El periodista debe informar y, al mismo tiempo, respetar la intimidad y el dolor de quienes sufren. ¿Qué valor informativo tiene meter en la cara un micrófono a un pariente que acaba de ver a la enferma y que apenas puede balbucear unas frases? ¿Hay que conectar a cada momento para no dar ni una gota de información? ¿Hay que competir alocadamente por este tipo de primicias? Yo creo que no.

Bjr dijo...

El Periodismo en España está con la respiración asistida, fundamentalmente en televisión. Uno, como estudiante, ya no sabe si es intrusismo, intereses comerciales, una audiencia que no está cualificada para mucho más o una oferta reducida.

Primero Carmina Ordóñez y luego Rocío Jurado en el sector fallecimientos. La Operación Malaya en el sector estafas. Cada desgracia ajena es una fiesta.