lunes, noviembre 15, 2004

El "chateo" en Internet empobrece la lengua

Así lo afirma Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras, y uno de los organizadores del Tercer Congreso Mundial de la Lengua Española, que se inaugurará el miércoles 17 de noviembre en la ciudad de Rosario.

A su juicio, esta práctica "estimula un idioma cada vez más limitado y amputado, que se basa en no más de 200 palabras y es de una pobreza enorme".

Moraleja: "El lenguaje hay que beberlo en vaso largo" ;-)

www.miami.com/mld/elnuevo/news/world/americas/10181448.htm

9 comentarios:

marañón,carlota dijo...

"Lo cortés no quita lo valiente" y poder hablar de una manera esquemática y veloz no implica desconocer otros usos lingüísticos, todo depende de las ambiciones de cada uno. Ser capaz de hablar varios registros idiomáticos no deja de ser una riqueza cultural (desde la jerga de los yonkis hasta Balzac pasando por Cervantes), y es un punto a favor de la comunicación que se adapta al medio y al interlocutor. En la corte de Luis XIV estaban de moda los "juegos de ingenio" con los que los miembros de la alta sociedad ponían a prueba sus dotes intelectuales lanzándo en sus reuniones frases cortas que eran rápidamente contestadas por otro con ánimo de superar la ironía o la belleza intrínseca del comentario...era un pasatiempo. Saber condensar los pensamientos en pocas palabras o hacer de los mismos un amplio capítulo épico sería el ideal de nuestra comunicación en la que con o sin chateo hemos perdido el respeto por la palabra. ¿tiene esto algo que ver con la televisión más que con internet?

Manuel dijo...

Está bien conocer el lenguaje de los SMS, y también puede resultar divertido hablar con un grupo de amigos al estilo de Chiquito de la Calzada. El habla coloquial aporta mucha riqueza de vocabulario y al final el Diccionario incorpora las expresiones utilizadas por las clases populares o las provenientes de distintas jergas. Creo que en este caso la crítica se refiere, por ejemplo, a quienes hacen del estilo SMS una bandera comunicacional y a quienes utilizan un máximo de 300 palabras -por decir una cantidad- para relacionarse con los demás. Echa un vistazo a la siguiente bitácora y dimé qué opinas del lenguaje utilizado en ella:
http://beinyod.blogspot.com

María González Cano dijo...

Creo que muchas veces nos encontramos ante una encricijada cuando se habla de esto. No hay más que pensar en el esfuerzo que hemos hecho a lo largo de nuestra vida escolar para aprender a escribir bien y sin faltas de ortografía, concierta riqueza de vocabulario, etc. Pero claro, los tiempos cambian y un sms da para lo que da, y cuando escribimos mails, a veces tienes la sensación, al menos yo la tengo, de que estás hablando con la otra persona, y escribes de una forma más impulsiva, descuidando los signos de puntuación, las mayúsculas, y a veces alguna q otra cosa más grave.
Pienso que, como en todo, la virtud está en el término medio. De modo que hay q intentar diferenciar cuándo le estás escribiendo un mail a un amigo y cuándo se trata de algo de trabajo, o a algún profesor... en fin, qué lio, pero lo que sea necesario por mantener e incluso enriquecer nuestra lengua, faltaría más.

marañón,carlota dijo...

No consigo acceder a la dirección http://beinyod.blogspot.com...... Lo intenté ayer tarde y hoy, siempre me aparece un mensaje dentro de Blogger diciendome que no la encuentar ¿donde está el error?

Cris dijo...

Siento contradecir a los "puristas" de la lengua, pero yo creo que estamos ante la invención de un nuevo lenguaje y no ante el uso anómalo de nuestra lengua. El mundo ha evolucionado, y el campo de la tecnología parece ser el que más rápido lo hace. El lenguaje no podía quedarse atrás y ha experimentado un cambio. Lo hemos adaptado a las nuevas herramientas. Es totalmente lógico querer aprovechar al máximo los 160 cáracteres de un SMS y no pagar dos mensajes. Igual que escribir más rápido en el messenger.Pero esto no significa que olvidemos como escribir correctamente o que nos embrutezcamos. Simplemente ha nacido un nuevo lenguaje, más práctico,rápido y que se adapta a las necesidades específicas de un entorno. Es una realidad, pero de un entorno limitado. Nadie habla fuera de el con este lenguaje y a nadie ese le ocurriría hacer un escrito sin "incluir" las "h" solo por economizar espacio.

natalia cuéllar dijo...

Yo creo que lo que dice Pedro Luis Barcia es cierto. El uso constante de los mensajes de móviles ha llevado a que muchas personas reduzcan considerablemente la forma de expresión a la hora de comunicarse. Ya no se emplean las palabras enteras sino muchísimas abreviaturas, y normalmente se hace uso de los mismos términos por comidad. Esto está llevando a un considerable empobrecimiento de nuestra lengua. Creo que la llamada de advertencia que hace el presidente de la Academia Argentina de Letras sobre este asunto es un buen comienzo para concienciar a las personas. Deberíamos tratar de aprovechar la riqueza que nos ofrece el lenguaje porque si no empezamos ahora que podemos porque la tenemos, no creo que lo hagamos más adelante.

natalia cuéllar dijo...

Tengo que añadir que aunque puse como ejemplo los mensajes de móviles se puede aplicar perfectamente al chateo en Internet. Los ususarios se están acostumbrando a escribir de manera máquina con faltas de ortagría, abreviaciones... que después pasan sin darse cuenta a la escritura sobre papel. Por eso sigue opininando que hay que hacer verlo

Marcial Hernández Hernández dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con que la lengua se empobrece con acciones como los sms o los chats. Es una realidad que vemos todos los días y que hasta el más puritano filólogo los rechazaría, sin embargo hay que decir en el otro lado de la balanza que esto es algo, en cierto sentido, positivo ya que es una muestra clara de la vigencia, vitalidad y de como el español (no castellano) se adapadta a los nuevos tiempos. El problema surge cuando ese tipo de lenguaje salta de un contexto a otro, de un registro a otro sin dificultad alguna y sin que nadie repare en ello o, cuanto menos, quede extrañado. El problema no está en acortar palabras o en omitir verbos,sino hacerlo cuando no hace falta y sin una excusa sólida.

marañón,carlota dijo...

Ese es el problema, si el lenguaje tipo "chat" se debe a la rapidez con la que deseamos que nuestro mensaje llegue ¿que es lo que no deseamos hacer deprisa en estos nuevos tiempos? No es imposible, pero supone un elevado grado de atención mantener esa capacidad de aplicar en cada canal de comunicación la velocidad que este requiere y no dejarse arrastrar por la inercia de hacerlo todo rápido. El problema no es por nosotros, una generación formada con infinitos puntos de referencia, libros, revistas... donde el lenguaje está usado de forma que posibilita la reflexión y enriquece nuestro vocabulario.... el problema digo, es para aquellas generaciones que vienen, esas que pasarán más tiempo usando el "chat" que leyendo libros....